lunes, 10 de noviembre de 2008

Retorno y venganza de las decapitadas - Diana Aisenberg

Casi anónima sonríes
Y el sol dora tu cabello
¿Por qué para ser feliz
hará falta no saberlo?
Fernando Pessoa

RETORNO Y VENGANZA DE LAS DECAPITADAS
La danza del olvido.


-yo vivo, porque vivo.
-claro, nosotras también.

Estudiar, entender, saber, conocer, amar. Conocer, dice el viejo testamento, es hacer el amor. Adán conoció a Eva.
¿Quién piensa: el cerebro o el hombre? Mis manos son cabezas dice Male. Una cabeza en cada dedo. Murmullo y manantial. Si el murmullo llegara a ser Uno. Un murmullo. Invocar un paraíso en el que no se cree, un estado de iniciación sin exigencia.
Isla bosque a la que se llega andando.

Cabezona: cabeza de agua, macrocéfala, cabeza hinchada, estructura blanda, llena de nada, sol de oro, bola de luz. Materia dorada, ley del conocimiento.
Conjuros de la melancolía.

Niñas en un bosque acotado, isla oculta de la vida. Cabezonas sin edad y con el pensamiento fatigado, olvidadas de sí. Agachadas, con la cara tapada, con la mano en el bolsillo, por agarrar algo, mirando, a veces rezan.
Esperan atentas, señalan. Esperan algo. Lo que está por venir.
Reposo, caída y contemplación. Más allá de las letras. Más allá de alabanza y censura.
¿Que tendrían en común con gatos y lobos?

La lectura: remarcar, subrayar, escribir en los libros, dibujarlos. Hacerlos circular, la danza. La música tranquiliza la mente, la danza descansa. Foto música dibujo pintura bordado escultura. La danza.

En algún lugar de la mesa crecerá una planta y apuesto a que de esa cabeza nacerá un bebé.
D-a-r-a-l-u-z.
La inocencia, el niño y el olvido.

Diana Aisenberg, 2008.

jueves, 6 de noviembre de 2008

sábado, 7 de junio de 2008

martes, 3 de junio de 2008

jueves, 8 de mayo de 2008

domingo, 6 de abril de 2008

la luz


el secreto yace en el pasto
y el pasto (que es muy verde)
está adentro de la casa negra

martes, 25 de marzo de 2008

viernes, 18 de enero de 2008

inevitabilidad de la obra